Diciembre, el mayor de los retos

Estamos a punto de entrar en la recta final del año. Es el momento que yo aprovecho para deshacerme de todo aquello que no utilizo, que no me gusta, que no me sirve y acabar con todos los proyectos que, a lo largo del año, fui dejando «para mañana».

Es el momento de decidir qué es lo que voy a reciclar, a tirar o donar y lo que me voy a quedar y ¡tengo sólo un mes!, hay que planificar y aprovechar muy bien el tiempo.

Para acabar pronto, aquí os dejo algunas propuestas:

  • Pintar salón:    ¡Hecho!
  • Vaciar, uno a uno, todos los armarios y hacer 3 montones:
  1.      no me sirve – no lo uso:      meter en caja o bolsas para DONAR
  2.      deteriorada:                        hay sitios que también la utilizan, bien para trapos o bien para acumular kilos de ropa que les pagan al peso, así que DONAR o tirar
  3.      lo utilizo:                            único montón que puede volver al armario. Aquí podemos utilizar también cajas para guardar la ropa que no es de esta temporada y así tener más liberado el armario y no se arrugue la ropa que acabas de planchar y que has tenido que colocar casi con calzador en el armario.
  • Almacenar en un rincón todo lo que haya decidido reciclar:
  1. aprovechar camisas viejas para forro de cajas, delantales o fundas de cojines, por ejemplo.
  2. aprovechar fundas de edredón o sábanas para tapizar sillas o hacer una funda para sillón.
  3. guardar todas las telas que me gustan, en algún momento las puedo necesitar
  4. tirar todo lo que no pueda guardar
  • Limpieza exhaustiva de toda la casa. Lo mismo que con los armarios, lo primero es tirar o donar todo aquello que no vale o no utilizamos.

¡Manos a la obra!

 

 

Un salón nuevo

Antes
Antes

Hola

Por fin he acabado de renovar los muebles del salón, da trabajo, pero es un trabajo muy agradecido. Los resultados son espectaculares, el cambio es radical (independientemente de que te guste más o menos) y por muy poco dinero.

El reto era actualizar el salón. Conseguí 2 vitrinas y 2 módulos bajos que quería combinar con los módulos míos. Los estilos eran completamente distintos; mis muebles son los clásicos de pino de toda la vida y los nuevos mucho más modernos, así que decidí unificar con el color.

La vitrina pequeña la pinté con pintura en spray Pintyplus. Nunca había usado este tipo de pintura y las conclusiones de esta experiencia son:

  • Muy fácil de utilizar.
  • Acabado genial, sobre todo en esquinas, ranuras y sitios poco accesibles.
  • Cunde poco, al menos a mí, que tuve que utilizar 5 botes y me llegaron porque no iba a dejarlo liso, sino tendría que utilizar un mínimo de 3 botes más.
  • El spray deja todo perdido y se agradece mascarilla, se inhala de todo, sobre todo ese polvillo tan fino.

img_1333img_4321

Así que, viendo todo lo que tenía que pintar, decidí pintar de la manera tradicional rodillo y brocha en mano. No encontré el mismo color base de la primera vitrina, pero el blanco antiguo de Xilacel me quedó perfecto, al fin y al cabo, el color final lo da la cera con betún de judea que utilicé para el acabado final

img_4339img_4364

El mueble de la TV lo lijé un poco para arreglar pequeños desperfectos, pero no ha influído en el resultado final, quedó igual que los demás.

Como podéis ver, el estilo de las vitrinas es totalmente diferente, pero al darles el mismo acabado, se combinan perfectamente

 img_4373     img_1778

Y este es el resultado, un salón nuevo y con el doble de espacio de almacenaje.

Antes
Antes
Salón nuevo
Salón nuevo

Manos a la obra

Quedé encantada con la pintura Pintyplus Chalk paint spray en lo que se refiere a rapidez y acabado, pero he necesitado 5 botes para una vitrina de 130x80x30cm y me ha quedado todo perdido de polvillo, menos mal que no arriesgué y lo hice en el bajo.

Los muebles que me quedan por pintar los tengo en el interior, no me apetece bajarlos, así que voy a probar con bote de pintura y rodillo, espero encontrar un color similar al que he utilizado pues Pintyplus, que yo sepa, solo la tiene en spray (al menos donde yo la compré).

Además, un bote de pintura a la tiza de 750ml está sobre los 14€ (según marcas, claro), así que también me va a suponer un considerable ahorro.

El enlace Pintar con spray en interior o exterior de  Bricoydeco  te aporta más datos y experiencia para tomar una buena decisión sobre dónde y cómo pintar con spray.

Nuevos retos

Hace tiempo que quiero darle un nuevo aire a los muebles del salón, pero lo cierto es que me daba mucha pereza y digo daba porque, ahora que he conocido la pintura a la tiza, ¡estoy deseando empezar!

Ya hice la primera prueba y estoy encantada, adiós a la lija, la imprimación, la espera a que se seque una cosa antes de darle otra …

Esta vez utilicé la pintura en spray de Pintyplus Chalk Paint, rápido, sin que se noten brochazos, … ¡una pasada!

No tenía muy claro el acabado que quería darle hasta que encontré

Efecto madera sobre cualquier superficie , y me puse manos a la obra, solo que yo no utilicé tinte para madera sino que mezclé cera incolora con betún de judea y aquí está el resultado:

img_4321

Alguno de mis trabajos

Aquí os muestro algunos de los trabajos que realicé con pintura Americana. El proceso siempre es el mismo:

  • Lijar suavemente
  • Limpiar muy bien
  • Dar una mano de imprimación blanca. Lijar suavemente una vez seca
  • Dos manos de pintura con un lijado, también suave, una vez que estuviera seca cada una de las manos.

Y ahora es donde varía dependiendo del acabado que se quiera obtener:

Para el armario utilicé papel arroz blanco con vetas y añadí algunas rosas también de papel arroz utilizando el propio barniz incoloro satinado para pegarlo. Acabé con una última mano de dicho barniz por todo el mueble

Antes
Antes
Después
Después

En la cómoda, utilicé el craquelador en los cajones antes de darle la capa de pintura gris y después 2 manos de barniz

Antes
Antes
img_4331
Después

El taquillón sólo lo barnicé y le di un toque con pan de oro líquido

Antes
Antes
Después
Después

Mis comienzos

Un día decidí que ya estaba harta de mi dormitorio pero no me apetecía nada gastarme un montón de pelas en uno nuevo. Pensé en pintarlo, pero ni tenía experiencia ni encontraba un color que me gustase.

Encontré a una persona que llevaba años dando clases de manualidades.  En sus clases cada uno hacía lo que quería bajo su supervisión y con su ayuda: había quien pintaba manteles, otros cajas de madera, decoraban también botellas de vidrio, …  me animó a que llevase una mesilla y ¡a probar!

Mesilla
Mesilla

Y así empecé, gracias Maribel, a dar una nueva vida a todas esas cosas que ya no utilizaba o no me gustaban, con pintura, craquelado, decopage, papel arroz, cera, pátinas, …

Antes
Antes
Después
Después