Bufanda de fieltro

¡Menudo trabajo, voy a estar entretenida todo el invierno!

Este año me han regalado lana de oveja recién esquilada, la he lavado y,  ahora toca utilizarla.

Tiñendo con uvas tintas

Así que me he puesto a leer y he descubierto varios mundos: uno sobre tintes naturales, otro sobre fieltro y, por supuesto, el más evidente, hilar lana. Este último es el que me parece más difícil así que empecé tiñendo un poco de lana.

Y aquí la primera prueba: lana lavada, lana peinada (la marrón que compré y me sobró de la manta XXL), lana cardada y lana cardada y teñida. La amarilla está teñida con cáscara de cebolla, la rosa con uvas tintas y la beige con cáscaras (vainas) de nueces

Proceso fieltro húmedo
Detalle

Y así pasé ya al mundo del fieltro, empecé con la técnica de fieltro húmedo y aquí esta ¡una bufanda de fieltro para mi chico!

Bufanda terminada

Mueble recuperado

Mueble vitrina viejo, con carcoma, sufrió alguna inundación y, mientras estuve con obras, a la intemperie con lluvia, sol …

Las vitrinas hicharon con la humedad y, como no cerraban, decidí quitar las puertas
Tuve que quitar la parte baja totalmente podrida y una de las puertas que ya no cerraba

 

Y este es el resultado, con algunos recuerdos de mi infancia: Bambi, Heidi, libros de Los cinco, los Hollister, Puck, Mujercitas,… por cierto, este es el único juguete que conservo, ¿alguien lo recuerda? Por supuesto, la caja no es la original del juego, pero sí es de esa época