Costurero – típica cajonera escritorio

Hola

hace tiempo que buscaba algo para tener todos los hilos y demás accesorios de costura en un mismo sitio y bien organizados ¡y lo conseguí!

No me gustaba mucho la idea de la caja de herramientas ni la de una cajonera de escritorio, ni … ni nada, así que esta vez vi un organizador de escritorio en el lidl (todo plástico que es lo que yo detesto) y, harta de no tener todo en un mismo sitio, me decidí a comprarlo y retocarlo ¡y me encanta como quedó!

Además tenía, también de lidl, cajas con hilos y accesorios que, una vez recortados los laterales, quedaban perfectos en los cajones ¡genial, todo junto y con los cajones también perfectamente divididos y organizados, estoy encantada!

 

 

Estantería con restos de tableros

Bueno, teníamos guardados unos tableros desde hace años, los utilizamos como mesa, como «martires» para pintar y arreglar otras cosas, … y ahora, después de las obras y las inundaciones teníamos que tirarlos o hacer algo con ellos.

Tenían zonas hinchadas porque chuparon mucha agua, restos de cemento y pintura así que,

después de cortar, lijar  y pintar todos los tableros, tenemos una fantástica estantería a medida para nuestro bajo ¡y muy resistente!

Objetivos conseguidos: menos residuos para nuestro medio ambiente, un buen ahorro económico y, sobre todo,  mucho entretenimiento, en mi caso, con mi marido pues este tipo de trabajos solemos hacerlos juntos ¡lo recomiendo!

Mueble recuperado

Mueble vitrina viejo, con carcoma, sufrió alguna inundación y, mientras estuve con obras, a la intemperie con lluvia, sol …

Las vitrinas hicharon con la humedad y, como no cerraban, decidí quitar las puertas

Tuve que quitar la parte baja totalmente podrida y una de las puertas que ya no cerraba

 

Y este es el resultado, con algunos recuerdos de mi infancia: Bambi, Heidi, libros de Los cinco, los Hollister, Puck, Mujercitas,… por cierto, este es el único juguete que conservo, ¿alguien lo recuerda? Por supuesto, la caja no es la original del juego, pero sí es de esa época

¡Silla nueva!

Silla acabada

Y este es el resultado, no fue difícil pero sí trabajoso:

  • Primero desmontar la silla
  • Quitar la tela vieja, es decir, quitar toooodas la grapas
  • Utilizar la tela vieja como patrón sobre la nueva para cortarla

Colocar la tela nueva e ir grapando por la parte de abajo ¡claro!

Desmontar

Desgrapar

  • Se pone la primera grapa en el centro de la parte trasera y la siguiente en el centro de la parte delantera, así nos queda la tela colocada y tensa.
  • Después hacemos lo mismo con los laterales.
  • Las siguientes cerca de cada esquina siempre tirando bien de la tela para que quede tensa y sin arrugas.
  • Y seguimos grapando desde el centro hacia las esquinas

¡Y ya está!, una nueva vida para una silla que estaba ya muy deteriorada y que ahora espero que dure ¡muuuchos años!