Diciembre, el mayor de los retos

Estamos a punto de entrar en la recta final del año. Es el momento que yo aprovecho para deshacerme de todo aquello que no utilizo, que no me gusta, que no me sirve y acabar con todos los proyectos que, a lo largo del año, fui dejando «para mañana».

Es el momento de decidir qué es lo que voy a reciclar, a tirar o donar y lo que me voy a quedar y ¡tengo sólo un mes!, hay que planificar y aprovechar muy bien el tiempo.

Para acabar pronto, aquí os dejo algunas propuestas:

  • Pintar salón:    ¡Hecho!
  • Vaciar, uno a uno, todos los armarios y hacer 3 montones:
  1.      no me sirve – no lo uso:      meter en caja o bolsas para DONAR
  2.      deteriorada:                        hay sitios que también la utilizan, bien para trapos o bien para acumular kilos de ropa que les pagan al peso, así que DONAR o tirar
  3.      lo utilizo:                            único montón que puede volver al armario. Aquí podemos utilizar también cajas para guardar la ropa que no es de esta temporada y así tener más liberado el armario y no se arrugue la ropa que acabas de planchar y que has tenido que colocar casi con calzador en el armario.
  • Almacenar en un rincón todo lo que haya decidido reciclar:
  1. aprovechar camisas viejas para forro de cajas, delantales o fundas de cojines, por ejemplo.
  2. aprovechar fundas de edredón o sábanas para tapizar sillas o hacer una funda para sillón.
  3. guardar todas las telas que me gustan, en algún momento las puedo necesitar
  4. tirar todo lo que no pueda guardar
  • Limpieza exhaustiva de toda la casa. Lo mismo que con los armarios, lo primero es tirar o donar todo aquello que no vale o no utilizamos.

¡Manos a la obra!