Mis comienzos

Un día decidí que ya estaba harta de mi dormitorio pero no me apetecía nada gastarme un montón de pelas en uno nuevo. Pensé en pintarlo, pero ni tenía experiencia ni encontraba un color que me gustase.

Encontré a una persona que llevaba años dando clases de manualidades.  En sus clases cada uno hacía lo que quería bajo su supervisión y con su ayuda: había quien pintaba manteles, otros cajas de madera, decoraban también botellas de vidrio, …  me animó a que llevase una mesilla y ¡a probar!

Mesilla
Mesilla

Y así empecé, gracias Maribel, a dar una nueva vida a todas esas cosas que ya no utilizaba o no me gustaban, con pintura, craquelado, decopage, papel arroz, cera, pátinas, …

Antes
Antes
Después
Después

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *