Hierbas de San Juan – Cacho

Ritual de las Hierbas de San Juan, tradición que consiste en recolectar,  durante la tarde del día 23,  una serie de hierbas, depositarlas en una tina con agua de 7 fuentes y dejarla al rocío de la noche para, por la mañana lavarse con ese agua y así quitar o meigallo.

Las 7 hierbas básicas son el helecho -llamado fento, verbena o hierba luisa, romero, codeso -una variedad de retama (xesta), hinojo – o fiuncho, hipérico (hierba de San Juan) y la malva.

Este ramo de hierbas ahora se puede comprar en algunos mercados, también hay algunas asociaciones que forman grupos para salir a recolectarlas o, si las conoces y sabes distinguirlas, puedes salir tu sola o con amigos o familiares y pasar un rato agradable disfrutando de la naturaleza, eso sí, dejando siempre flores suficientes para asegurar que el año que viene volverán a florecer, recuerda que hay que cuidar el medio ambiente y, aunque la mayoría de las tradiciones consisten en arrancar o cortar, debemos asegurarnos de la supervivencia de todas las especies silvestres que nos rodean y forman parte de nuestro entorno.

Además de las 7 hierbas básicas – que varían según la zona, se pueden añadir todas aquella aromáticas, con propiedades medicinales, que huelan bien … que se te ocurra.

La tina con el agua de 7 fuentes distintas en la que se introducen las hierbas recolectadas es lo que aquí, en Galicia, se llama cacho. El mío de este año llevaba también lavanda, glicinia, hortensias, capuchina, menta, margaritas, hojas de nogal y no sé si curará la envidia, el mal de ojo y demás pero

¡es una gozada lavarse con este agua que parece colonia, tan fresca y que te deja la piel increiblemente suave! – el agua es de mi pozo, solo el primer año cumplí la tradición a rajatabla

 

Más cosas con lana afieltrada: broches, jabones …

Hola

Aquí os dejo un pequeño cuadro-tapete, cuya base es esa especie de tela (yo creo que es algún plástico, lo reciclo siempre que puedo) que viene como adorno cuando te regalan una planta:

Unos broches con lana y cremalleras recicladas:

Jabón afieltrado, ideal para tener en el coche o cajones de armarios:

 

 

Y por supuesto, otra bufanda:

 

 

 

 

 

 

Estantería con restos de tableros

Bueno, teníamos guardados unos tableros desde hace años, los utilizamos como mesa, como «martires» para pintar y arreglar otras cosas, … y ahora, después de las obras y las inundaciones teníamos que tirarlos o hacer algo con ellos.

Tenían zonas hinchadas porque chuparon mucha agua, restos de cemento y pintura así que,

después de cortar, lijar  y pintar todos los tableros, tenemos una fantástica estantería a medida para nuestro bajo ¡y muy resistente!

Objetivos conseguidos: menos residuos para nuestro medio ambiente, un buen ahorro económico y, sobre todo,  mucho entretenimiento, en mi caso, con mi marido pues este tipo de trabajos solemos hacerlos juntos ¡lo recomiendo!

Mandil de gallega S. XIX

¡Me puse un auténtico mandil de fiesta del S. XIX!. Bueno, realmente no es mandil, es un mantelo, que es el nombre que recibe el ‘mandil  largo abierto por detrás’.

Aquí os enseño unas fotos, estoy emocionadísima, ¡auténtico mandil que se utilizaba de verdad para ir de fiesta (no por el Día de la muiñeira o algo así), mandil auténtico para ir a la fiesta!

 

Chal de vellón de lana afieltrada

Pretendía utilizar la técnica nuno felt (lana + seda) y hacer un chal de seda con  lana afieltrada pero no conseguí que la lana se uniera a la seda, así que le quité la tela y continué con la técnica de afieltrado calado, ¿que os parece?

Bufanda o chal hecho con vellón de lana sin peinar
Intento con técnica nuno felt
Bufanda o chal fieltro calado

 

Ratitos de TV

Tira tejida con los dedos y labor tejida con los brazos

Hoy os traigo una manera de aprovechar el tiempo mientras ves la TV y, además, sacarle partido a restos de madejas de lanas que puedas tener por ahí.

Yo lo que hago es:

– Tejer una tira con los dedos para darle grosor

Detalle de la futura manta, plaid, cojín, … ¡todavía no lo se!

– Utilizar esa gran madeja para tejer con los brazos

Bufanda de fieltro

¡Menudo trabajo, voy a estar entretenida todo el invierno!

Este año me han regalado lana de oveja recién esquilada, la he lavado y,  ahora toca utilizarla.

Tiñendo con uvas tintas

Así que me he puesto a leer y he descubierto varios mundos: uno sobre tintes naturales, otro sobre fieltro y, por supuesto, el más evidente, hilar lana. Este último es el que me parece más difícil así que empecé tiñendo un poco de lana.

Y aquí la primera prueba: lana lavada, lana peinada (la marrón que compré y me sobró de la manta XXL), lana cardada y lana cardada y teñida. La amarilla está teñida con cáscara de cebolla, la rosa con uvas tintas y la beige con cáscaras (vainas) de nueces

Proceso fieltro húmedo
Detalle

Y así pasé ya al mundo del fieltro, empecé con la técnica de fieltro húmedo y aquí esta ¡una bufanda de fieltro para mi chico!

Bufanda terminada