Jabón con aceite usado

Jabón

Hola, apenas me queda jabón así que vamos a cambiar un poquito de tercio y os cuento cómo reciclar el aceite usado.

Para mí este es el trabajo casero de reciclaje más importante y el que mayor satisfacción me proporciona pues me deshago de un tremendo contaminante de una forma muy limpia: haciendo jabón.

Además es un buen ahorro. Con este jabón hago jabón líquido que utilizo para la lavadora, para suelos y también como lavavajillas manual (en el lavavajillas no suelo utilizarlo porque queda la loza empapada).

¿Más razones de por qué lo hago?

  • Porque obtengo un jabón de una calidad increíble, ropa limpia  ¡y sin utilizar lejía ni otros blanqueantes!
  • Porque es un excelente quitamanchas.
  • Porque es un jabón biodegradable que no daña al medio ambiente pues la lejía (agua mezclada con sosa) desaparece después del proceso de saponificación (reacción química que se produce cuando mezclas lejía con un aceite o grasa).
  • Porque  1 litro de aceite puede contaminar 1000 litros de agua, evito tirarlo por el fregadero o inodoro.
  • Porque hay más razones que podéis ver en estos enlaces:

Aquí os dejo un enlace para saber más sobre el reciclaje de aceite usado: SIGAUS y otro enlace para ver un artículo muy completo (o a mí me lo parece) sobre el aceite doméstico: aguasresiduales.info

Y así es como yo hago jabón:

  • Lo primero que hago es comprobar que tengo vinagre, pues si me fallan todas las medidas de protección, el vinagre neutraliza la sosa y hay que echarlo lo antes posible. Si te salpicas con algo de sosa hay que actuar de inmediato.
  • Pesar el aceite usado y filtrado para poder calcular la cantidad de agua y sosa que necesito. Para esto aconsejo utilizar la  calculadora de Mendrulandia
  • Protegerme con guantes, mascarilla y gafas para evitar salpicaduras.
  • En un espacio bien ventilado (este proceso alcanza temperaturas muy altas y desprende vapores tóxicos), mezclar la sosa con el agua y remover hasta que esté completamente disuelta (con un palo, no utilizar metales). Es importante que el recipiente no sea de aluminio (yo utilizo una tina de plástico), y echar la sosa al agua, nunca al revés.
  • Espero un rato para que se enfríe esta lejía y mientras voy echando el aceite en un capacho de plástico. Cuando ya no veo salir vapor de la lejía la echo con cuidado sobre el aceite y empiezo a remover con un palo sin parar hasta que quede una consistencia como una mahonesa y se pueda apreciar la traza. Es en este momento cuando ya se puede añadir las esencias que quieras (yo suelo utilizar eucalipto), remover para que se mezclen bien y ya echar en el molde.
  • Como molde utilizo una bandeja de arena para gatos que primero cubro con film para que después sea más fácil de desmoldar. También se puede utilizar un molde de silicona o tarrinas de mantequilla … no aconsejo tetrabricks pues tienen aluminio y pueden estropear el jabón.
  •  Y ya está, ahora esperar un par de días para desmoldar y cortar en pastillas.

Utilizo un capacho grande que pongo en el suelo y así, si se me cae, siempre salpicará menos que si se me cae de una mesa. Tampoco utilizo batidora, no sería la primera vez que salpico todo haciendo una mahonesa ¡no quiero ni pensar que me pasara lo mismo con la sosa y el aceite!

Antes de poder utilizar este jabón, tenemos que envolver las pastillas en papel y esperar 4 semanas para que el jabón cure por completo.

Como veis es muy fácil y no lleva mucho tiempo, en 15 minutos ya había obtenido la textura correcta. En cualquier caso, el jabón no se puede hacer ni con prisas ni con niños o mascotas a nuestro alrededor.

Ahora os pongo unas fotos para que os hagáis una idea:

1.- Pesamos la sosa en otro recipiente
2.- Situamos el vinagre bien cerca
3.- Echamos la sosa al agua para obtener la lejía
4.- y revolvemos hasta que esté bien disuelta
5.- Esperamos a que esta lejía enfrie un poco y la añadimos al aceite
6.- y seguimos revolviendo sin parar
7.- hasta ver la traza
8.- Ahora ya podemos añadir las esencias, mezclar bien y echar en un molde